Gandiaga Topagunea es un centro de encuentros y reuniones situado en Aránzazu, un enclave singular de Euskadi. Premio COVAN 2007, el centro fue construido por el arquitecto Miguel Ángel Alonso del Val y se integra en el paisaje como una secuencia de volúmenes de una roca construida que trepa por la ladera. Este enclave, que es la puerta de entrada al Parque Natural Aratz-Aizkorri, se encuentra a una hora de Bilbao, San Sebastián y Vitoria.

El centro Gandiaga Topagunea cuenta con salas y servicios para eventos reducidos y de hasta 250 personas. Sus instalaciones destacan por su carácter sobrio, funcional y versátil. El confort y la cercanía humana son fundamentos capitales en unas instalaciones dotadas de nuevas tecnologías de comunicación y audiovisuales. Todo ello está acompañado de un elemento poco común en nuestras vidas agitadas y urbanas: la tranquilidad.

En esta misma ubicación se encuentra el Santuario de Aránzazu, cuya Basílica representa un referente ineludible en la historia del País Vasco y de su cultura. La construcción del templo contó con la intervención de los arquitectos Francisco Javier Sáenz de Oíza y Luís Laorga, y de los artistas contemporáneos Jorge Oteiza, Carlos Pascual de Lara, Nestor Basterretxea, Eduardo Chillida, Xavier Álvarez de Eulate, Lucio Muñoz y Xabier Egaña.